Puré de patatas casero

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
puré de patatas
              

¿Quieres aprender a preparar un puré de patatas casero? Hoy te contaremos paso a paso la receta perfecta. ¡No te pierdas los trucos y secretos infalibles!

160 Kcal
Energía
8%
29 g
Grasas
5 g
Proteínas

Ingredientes para hacer Puré de patatas casero

  • 1 kg. de patatas
  • 2 lt. de agua
  • 60 gr. de mantequilla
  • 100 ml. de leche entera

Para saborizar el puré de patatas

  • 1 cda. de sal
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 pizca de pimienta negra recién molida

Las patatas son es una de las guarniciones más elegidas para acompañar nuestros platillos por excelencia. La ventaja es que son muy versátiles y se adaptan fácilmente a todo tipo de recetas. Puedes prepararlas a la francesa, fritas, horneadas, o añadirlas en guisos, salsas, estofados, ensaladas, etc.

Hoy te enseñaremos a preparar una de las guarniciones más sencillas: el clásico puré de patatas. Si bien es cierto que se trata de una receta que solemos preparar todos los días, no siempre conseguimos el mismo resultado.

Muchos cocineros suelen añadir una yema de huevo al puré junto con la leche y la mantequilla para darle más cremosidad. Otros, incorporan queso rallado (cremoso, parmesano, reggianito, etc.) para lograr una textura más suave.

Para condimentar y darle sabor a nuestro puré de patatas hemos empleado dos ingredientes clásicos: la pimienta negra y la nuez moscada, los más elegidos. Sin embargo, puedes agregar hierbas aromáticas como perejil, albahaca o tomillo.

Para esta receta ½ cucharadita de hierbas aromáticas serán más que suficientes para darle un toque original.

A continuación, te contaremos como preparar un puré de patatas casero perfecto y como conseguir la textura, la cremosidad y el sabor justos.

Preparación de puré de patatas casero

Conseguir las patatas perfectas

  1. La preparación del puré de patatas comienza en el mercado. Elige patatas de tamaño similar y de tipo harinosas.
  2. Es importante que utilices patatas del mismo tamaño, ya que el punto de cocción de una patata grande no será el mismo que el de una patata pequeña.
  3. Una vez en casa, lava bien las patatas con agua fría y elimina toda la suciedad. Como vamos a cocer las patatas con su cáscara es importante retirar bien todos los restos de tierra que pudiera llegar a tener.
  4. Puedes ayudarte frotando las patatas con una esponja de cocina bajo el grifo con agua fría.
  5. Antes de poner a cocinar las patatas retira la mantequilla de la nevera para que se vaya templando. La necesitamos a temperatura ambiente.

Cocción del puré de patatas

  1. Luego, coloca los dos litros de agua fría en una cazuela y añade la cucharada de sal y las patatas.
  2. Cubre la cazuela con la tapa y lleva a cocinar a fuego medio por 30 minutos aproximadamente. Este tiempo es el estimado para patatas de tamaño mediano (200 gramos).
  3. El tiempo de cocción dependerá del tamaño de patatas que hayas empleado, por lo que podría ser un poco más o un poco menos.
  4. Para saber si están listas pincha una o dos. Si no ofrecen resistencia ya estarán listas. Retira del fuego y elimina el agua sobrante.

Preparación final del puré de patatas

  1. Coloca en una cazuela pequeña la leche y lleva a fuego medio por unos minutos hasta que esté caliente. También puedes hacerlo en el microondas.
  2. Una vez que estén las patatas cocidas, lo siguiente será pelarlas cuando aún calientes y con ayuda de un cuchillo.
  3. Vuelve a colocarlas en la misma cacerola y tritura las patatas con lo que tengas en casa. Puedes emplear un triturador de patatas, un pisapuré clásico o simplemente un tenedor.
  4. Procura evitar una procesadora de alimentos o una batidora eléctrica. Con cualquiera de ellos, “maltratarán” la fécula de las patatas por lo que obtendremos una textura chiclosa y no es lo que estamos buscando.
  5. Ahora debes incorporar la mantequilla a temperatura ambiente y la leche caliente. Con ayuda de una cuchara de madera mezcla todos los ingredientes hasta que queden bien integrados.
  6. Saboriza el puré con la pizca de pimienta negra y nuez moscada. Verifica que tenga la cantidad justa de sal y añade un poco en caso de ser necesario.
  7. Ya tienes un puré de patatas perfecto. Sirve caliente como acompañamiento o guarnición.

Consejos y trucos para un puré de patatas casero perfecto

Existen muchos tipos de patatas en el mercado, pero no toda son una buena alternativa para preparar un puré de patatas perfecto. Es necesario encontrar las de tipo “harinosas” para lograr la cremosidad justa. Las mejores patatas son las Kennebec, Monalisa, Spunta, Red Pontiac, Melody, Vitelotte y Baraka por su mayor contenido de fécula.

Procura evitar las patatas cerosas y elige unas que no sean demasiado viejas o nuevas. De esta manera conseguirás la proporción de almidón justa y un puré de patatas cremoso.

Es importante la paciencia y que cocines las patatas enteras, con su cáscara. Esto evitará que pierdan demasiada fécula y no es lo que estamos buscando.

Otro consejo que podemos darte es que emplees patatas de tamaños similares. De lo contrario, si colocas patatas con tamaños muy dispares pueden sucederte dos cosas:

  • Que las patatas grandes queden crudas cuando las pequeñas estén listas
  • bien que las patatas pequeñas queden demasiado cocidas y de desarmen o se deshagan en el agua cuando las grandes estén listas.

Con respecto al agua, nosotros hemos empleado dos litros, pero la cantidad a emplear dependerá del tamaño de tu cazuela. Las patatas deben quedar completamente cubiertas, por lo que si es necesario añade más agua.

Es fundamental que el puré de patatas de sirva apenas terminas de prepararlo. Lo mejor es que no se prepare con antelación ni que espere al resto de comidas. Si tuviste que hacerlo antes, la mejor forma de mantenerlo caliente es a baño maría y envuelto en papel film o un paño de cocina limpio y seco.

Si te quedo puré de patatas puedes guardarlo en la nevera por 48 horas. Procura cubrirlo con papel film para que no se estropee. Para utilizarlo nuevamente, calienta a baño maría y añade un poco de leche para que recupere su cremosidad.

Tip: el papel film debe quedar pegado por completo la superficie del puré de patatas para que no se reseque. Como en casa el puré recalentado no es una opción, utilizo lo que quedó como base para preparar ñoquis caseros.

Ahora que ya conoces todos los trucos es solo cuestión de ponerlos en práctica. Esperamos que te animes a probar este delicioso puré de patatas, que tomes nota de todos los consejos y sigas el paso a paso para conseguir la receta perfecta.

Si quieres conocer más sobre nuestras recetas y recibir todas las novedades, puedes suscribirte aquí.

Ir arriba