Té de kombucha casero

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

PROMEDIO 5 / 5. VOTOS: 2

CALIFICA ESTA RECETA!

té de kombucha
              

¿Sabes cómo preparar esta bebida que está arrasando todo el mundo? A continuación, te contamos cómo hacer té de kombucha casero de cero.

60 Kcal
Energía
3%
14 g
Hidratos

La kombucha es una bebida fermentada que tiene muchos beneficios para nuestro organismo. Se prepara a base de SCOBY y es mucho más fácil de lo que imaginas.

Ingredientes para hacer Té de kombucha casero

té de kombucha ingredientes

  • 15 gr. de té negro sin añadidos
  • 15 gr. de té verde sin añadidos
  • 4 lt. de agua filtrada o mineral
  • 250 ml. de vinagre de kombucha
  • 1 taza de azúcar
  • 1 SCOBY de kombucha
  • 250 ml. de zumo de frutas de tu preferencia

Para el SCOBY

  • 250 ml. de kombucha sin pasteurizar
  • 1 lt. de agua mineral
  • 250 gr. de azúcar

Para quienes no lo sabían el té de kombucha es una bebida fermentada que se obtiene mezclando agua azucarada con hojas de té verde y negro. Es un alimento probiótico, por lo que contiene microorganismos vivos que ayudan a mejorar las baterías buenas.

Otro de los ingredientes necesarios para preparar esta bebida es el SCOBY o Symbiotic Culture Of Bacteria and Yeast (Cultivo Simbiótico de Bacterias y Levaduras). En otras palabras, no es más que las bacterias y levadura que fermenta la kombucha. Por lo tanto, cada vez que preparemos un té de kombucha obtendremos un SCOBY nuevo para preparar una vez más esta bebida.

El aspecto del SCOBY es muy particular. Es como un disco gelatinoso que se forma en la superficie del té de kombucha. Si no conoces mucho del tema y no sabes cómo hacer esta preparación, lo mejor es conseguirlo ya preparado. En las redes sociales, en algunas herboristerías y en tiendas online puedes conseguirlo ya preparado.

te de kombucha fermentar scobyuPreparación del SCOBY para el té de kombucha

Para hacer un té de kombucha necesitas un SCOBY de calidad. Al principio puede parecer algo complicado, pero en realidad no lo es.

  1. Antes de comenzar, procura dejar la kombucha sin saborizar fuera de la nevera dos o tres días antes.
  2. Pon en una cacerola el agua mineral a calentar. Cuando haya hervido, añade el azúcar y remueve.
  3. Espera a que el agua azucarada se enfríe y luego añade la kombucha pura, sin pasteurizar y sin saborizar.
  4. Para mantener el SCOBY de forma óptima por mucho tiempo lo mejor es reservarlos en un bote de cristal y cubrirlo con un paño.
  5. Reserva en un lugar seco y templado, apartado de la luz solar.
  6. Si notas que el SCOBY tiene manchas negras es porque ha muerto y se ha formado moho. En este caso, debes tirarlo, ya que no servirá más.

té de kombucha preparacionPreparación de la kombucha

  1. Lo primero que debes hacer es poner a calentar el agua mineral o filtrada en una cacerola.
  2. Cuando haya comenzado a hervir, apaga el fuego y añade el azúcar. En este momento, remueve un poco hasta que se haya disuelto por completo.
  3. A continuación, añade las hojas de té verde y negro a la cacerola con agua. Deja que infusiones por unos 10 minutos aproximadamente.
  4. Ten en cuenta que el té verde es mucho más amargo que el negro, por lo que puedes retirarlo unos minutos antes.
  5. Transcurrido el tiempo, pasa la infusión por un colador para retirar las hojas de té y deja que se enfríe.
  6. Pasa la preparación a un frasco de vidrio y añade el té de kombucha preparado.
  7. Para ayudar a bajar el pH de tu bebida y que no se forme moho en el SCOBY, añade el vinagre de kombucha.
  8. Una vez que tengas todo esto listo tapa el recipiente con un paño, con papel absorbente o con un filtro para café. Esto permitirá que nuestro té de kombucha se oxigene y que no ingresen insectos o polvo.
  9. Lleva la preparación a un lugar seco y deja a temperatura ambiente por dos semanas. Procura que no esté en un lugar muy frío, ya que de lo contrario se formará moho.
  10. Transcurrido este lapso, retira el SCOBY que se ha formado sobre el té de kombucha. Puedes guardarlo para preparar kombucha nuevamente.
  11. Ya está listo para probar. Conserva esta bebida siempre en recipientes de cristal.

Consejos útiles

Con respecto a los tés que vayas a elegir para preparar tu kombucha, opta por aquellos que sean naturales y sin añadidos. Los más utilizados para preparar esta bebida es el té verde y el negro. Sin embargo, puedes emplear té blanco, rooibos u oonlong. Incluso hacer una mezcla con dos o variedades.

Si no puedes conseguir azúcar de caña, opta por la más natural que encuentres. De esta manera, la fermentación de la bebida será óptima. Otra alternativa es emplear miel.

Para que el té de kombucha fermente correctamente debe oxigenarse. Es por ello que se emplea un paño o un filtro y no se cierra herméticamente. Además de ello, la temperatura óptima es entre los 21º C y 27º C y debe ser constante.

Hay quienes realizan una segunda fermentación o bien lo dejan reposar por más días. A partir de los 10 días puedes comenzar a probarlo. Recuerda que mientras más tiempo lo dejes fermentar, más avinagrado será su sabor.

Cuando vayas a probar el té de kombucha para verificar su sabor hazlo con una pajilla insertándola por el costado del bote. Además, procura evitar tocar el SCOBY y llegar hasta lo más fondo posible.

Si quieres conocer más sobre nuestras recetas, puedes suscribirte aquí.

Ir arriba