Tarta de queso

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
tarta de queso
              

¿Quieres saber cómo preparar la clásica tarta de queso o New York Cheesecake? Te contaremos el paso a paso y todos sus secretos.

330 Kcal
Energía
16.5%
22 g
Grasas
16 g
Hidratos
6 g
Proteínas

Ingredientes para hacer Tarta de queso

Para la base de la tarta de queso

  • 75 gr. de mantequilla
  • 300 gr. de galletas tipo maría o desayuno
  • 1 cda. de harina para engrasar el molde
  • 1 cda. de manteca para engrasar el molde

Para la crema de la tarta de queso

  • 6 huevos
  • 2 yemas
  • 200 gr. de azúcar común
  • 600 gr. de queso Philadelphia
  • 500 ml. de nata para montar o crema de leche
  • 125 gr. de yogur griego
  • 50 gr. de harina de trigo de repostería
  • 1 cdita. de esencia de vainilla

Para la cobertura

  • 2 cdas. de agua
  • 80 gr. de confitura de frambuesas
  • 80 gr. de confitura de arándanos
  • 80 gr. de confitura de moras

Una de las recetas más populares de la gastronomía americana es sin duda la tarta de queso o la New York Cheesecake. No cabe la menor duda de que fue por su sabor increíble que se ha expandido por todo el mudo.

Sin embargo, el origen de la tarta de queso radica en Grecia, en la Isla de Salmos hace miles de años. Con el paso de los años se ha ido modificando algunos ingredientes de esta receta hasta obtener el resultado que actualmente conocemos.

En el pasado se trituraba y se calentaba el queso en una cacerola con miel y harina. Luego se dejaba enfriar bien antes de servirlo.

En la Antigua Grecia la tarta o pastel de queso se consideraba una fuente de energía para el cuerpo y era uno de los platos que más se preparaban para los jugadores olímpicos haya por el 800 a.C. Recién en el 230 d.C. un escritor de Atenas fue el primero en escribir la receta.

Fue luego de la conquista de Grecia en manos de los romanos cuando surgió el primer cambio. En Roma se incluyeron los huevos a la receta y se la horneaba sobre ladrillos. Rebautizaron la tarta de queso como Libuma y solo era preparado en ocasiones especiales.

Con el paso de los años, la tarta de queso comenzó a expandirse por toda Europa y llego a América de la mano de los colonos europeos en el siglo XVIII. Recién en 1872 se incorporó a la receta el queso Philadelphia Cream.

Desde el siglo XX es uno de los postres que más se sirven en las cafeterías neoyorquinas. Generalmente se sirve con jalea de frutos rojos, aunque lo cierto es que son muchas las variantes.

Preparación de la tarta de queso

Antes de comenzar con la preparación recuerda siempre tener el horno encendido para que se vaya calentado de forma pareja. En este caso, necesitaremos que llegue a los 180º (fuego medio).

Además, procura tener preparado el molde en donde vas a colocar la tarta de queso. Enmante y enharina la base y los lados. Necesitarás un molde de 22 centímetros de diámetro, mejor si es desmontable.

Preparación de la base de la tarta de queso

  1. Coloca en un bol la mantequilla y derrite a baño maría o en un microondas.
  2. Luego, coloca las galletas dentro de una procesadora y triturarlas bien. Si no cuentas con una procesadora, puedes poner las galletas dentro de una bolsa hermética y machacarlas con un palo de amasar.
  3. Una vez que tengas las galletas tipo maría o desayuno bien trituradas pásalas a un bol y añade la mantequilla derretida.
  4. Seguidamente, incorpora la esencia de vainilla e incorpora todo hasta que quede una pasta homogénea.
  5. A continuación, lleva la preparación a un molde desmontable de 22 centímetros de diámetro.
  6. Con ayuda de una cuchara presiona bien sobre la masa hacia el fondo y los lados del molde para que quede una base de galletas bien compacta.
  7. Lleva la preparación al horno y cocina por 10 minutos a 180º grados (horno medio). Debe quedar dorado y crujiente.
  8. Retira el molde del horno y deja que se enfríe. Reserva.

Preparación de la crema de la tarta de queso

  1. Baja el horno a 150º (fuego mínimo) antes de comenzar a preparar la crema de la tarta de queso.
  2. Tamiza la harina para repostería para evitar que se formen grumos en la crema.
  3. Coloca en un bol los 6 huevos enteros, las 2 yemas y el azúcar. Con ayuda de un batidor eléctrico bate hasta que quede una mezcla espumosa y blanquecina.
  4. A continuación, incorpora el queso crema o Philadelphia y continúa batiendo por unos 5 minutos.
  5. Luego, añade la nata liquida, el yogur griego y la harina. Bate por unos minutos más hasta que haya quedado una mezcla lisa, homogénea y sin grumos.
  6. Seguidamente, vierte la preparación en el molde con la base de galletas.

Horneado de la tarta de queso

  1. Coloca encima del molde papel de aluminio para que no se nos queme la superficie de la tarta de queso.
  2. Lleva todo al horno y sube la temperatura a 200º durante 10 minutos.
  3. Luego, baja la temperatura a 180º y deja que se cocine por otros 60 minutos más.
  4. Transcurrido el tiempo apaga el horno y abre un poco la puerta para que disminuya la temperatura.
  5. No retires la tarta de queso hasta que se haya enfriado completamente. De esta manera evitarás que los cambios bruscos de temperatura formen grietas y quede mucho más presentable. Este proceso puede demorar unas dos horas.
  6. Notarás que queda como un flan de huevo por encima. No te preocupes por ello, cuando la tarta este a temperatura ambiente se habrá asentado hasta tomar la consistencia adecuada.
  7. Una vez que esté fría o a temperatura ambiente puedes llevar la tarta de queso a la nevera.

Preparación de la confitura y presentación final de la tarta de queso

  1. Mientras esperas a que se cocine la tarta de queso puedes ir preparando la confitura de frutos rojos para la presentación final.
  2. Coloca la confitura o jalea de arándanos, moras y frambuesas en una cacerola con dos cucharadas de agua.
  3. Lleva a fuego bajo hasta que se haya formado un sirope.
  4. Retira del fuego y añade el sirope caliente sobre la tarta de queso ya fría. De esta manera será mucho más fácil esparcirla de forma homogénea.
  5. Lleva todo a la nevera por dos horas hasta que esté bien fría antes de su degustación.

Consejos útiles

La receta original se prepara con queso Philadelphia, aunque puedes utilizar otros quesos que sean de tu preferencia, tales como mascarpone, ricota o mizithra. Además, puedes utilizar la confitura de frutas que más os guste, incluso combinar dos o tres sabores diferentes.

Si eres celiaco y quieres preparar una tarta de queso sin gluten puedes reemplazar las galletas tipo maría o desayuno y la harina de trigo por una que sea apta para ti. Utiliza las mismas cantidades y tendrás un cheesecake perfecto.

Esta receta es ideal para servir como postre o como acompañamiento de una taza de té o café en meriendas y desayunos.

Algunos autores utilizan una masa quebrada para la base de la tarta de queso. Otros, añaden frutos secos molidos en la base de galletas, como macadamia, nueces pacanas, nueces comunes, avellana o almendras.

Para esta receta con 50 gr. de los frutos secos de tu preferencia serán suficientes. Te recomendamos que por lo menos lo pruebes una vez, estamos seguros de que no te vas a arrepentir. Si quieres conocer más sobre nuestras recetas, puedes suscribirte aquí. 

Ir arriba