Pechugas de pollo en salsa

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter

PROMEDIO 0 / 5. VOTOS: 0

CALIFICA ESTA RECETA!

Pechugas de pollo en salsa (2)
              

Las Pechugas de pollo en salsa es una receta que se deriva del famoso pollo agridulce, pero que ha sido modificada en Estados Unidos.

115 Kcal
Energía
85%
80 g
Grasas
110 g
Hidratos
104 g
Proteínas

Las Pechugas de pollo en salsa es una receta que se elabora muy fácilmente, por lo que puede ser la opción ideal cuando no sabes qué cocinar para el almuerzo y la cena. Además, con ella puedes sorprender a todos con esta receta única y deliciosa.

Ingredientes para hacer Pechugas de pollo en salsa

Esta también se elabora friendo las pechugas de pollo troceadas, aunque su sabor al final no resulta tan dulce, debido a que solo se rebozan en salsa de tomate cocinada con mantequilla. Si no lo has probado, es una receta muy sencilla que seguramente te encantará.

Esta receta de Pechugas de pollo en salsa no requiere de demasiados ingredientes, por lo que es ideal para quienes tengan un presupuesto ajustado. Aquí te dejamos una lista con los ingredientes que necesitarás, así que, toma nota de lo que necesitarás, pues puede que lo que aquí te nombremos ya lo tengas en casa.

  • Una pechuga de pollo de 900 gramos
  • Sal y pimienta al gusto
  • Ajo y cebolla en polvo, cantidad necesaria
  • Una taza de leche
  • Un huevo
  • Una taza y media de harina de trigo
  • Aceite, cantidad necesaria
  • Una cucharada de mantequilla
  • Cuatro cucharadas de Salsa de tomate
  • Media cucharada de caldo de pollo en polvo
  • Comino en polvo
  • Unas cuantas hojas de laurel

Pasos para la elaboración de las pechugas de pollo en salsa

El proceso de elaboración de las pechugas de pollo en salsa es muy similar al del pollo agridulce, por lo que si estás familiarizado con la receta, seguro se te hará muy sencillo. En caso contrario, no tienes de qué preocuparte, pues aquí te explicaremos brevemente la secuencia de pasos que debes seguir:

  1. Corta la pechuga de pollo en cuadros medianos, tal y como se muestra en la foto. Una vez cortados, lava los trozos y escurre muy bien.
  2. Coloca los trozos en un bol y condimenta agregando sal y pimienta al gusto, ajo y cebolla en polvo, comino en polvo y caldo de pollo en polvo. Remueve un poco para que los trozos de pollo queden impregnados con los condimentos y deja reposar por al menos 10 minutos.
  3. Mientras que el pollo está en reposo, agrega la leche y un huevo y procede a batir hasta que la mezcla quede completamente integrada. Si no tienes un batidor, puedes mezclar con un tenedor.
  4. En un bol aparte, agrega la harina y reserva.
  5. Procede a verter una generosa cantidad de aceite en una sartén y colócala en la estufa a fuego medio bajo.
  6. Cuando el aceite esté caliente, vierte todos los trozos de pechuga de pollo en la mezcla de huevo y leche y déjalas allí al menos un minuto.
  7. Ve sacando cada una de las piezas de pollo de la mezcla y procede a pasarlas una a una por el bol con harina de trigo para empanizarlas. Es mejor usar un tenedor o pinzas en este paso para evitar que tus dedos se ensucien.
  8. Con mucho cuidado, agrega cada una de las piezas de pollo empanizadas en el sartén con aceite caliente y deja que se frían hasta estar dorados. Recuerda voltear las piezas cuando se doren por uno de los lados, a fin de que su cocción sea homogénea.
  9. Prepara un plato con papel absorbente y cuando notes que las piezas están doradas, retira una a una las piezas cocinadas y déjalas reposar en el plato. Reserva.
  10. Coloca otra sartén en la estufa a fuego medio y agrega una cucharada de mantequilla. Muévela con una cuchara por toda la superficie de la sartén hasta lograr que se derrita.
  11. Agrega la salsa de tomate y las hojas de laurel y procede a mover un poco para que las hojas de laurel suelten su sabor en la salsa.
  12. Baja la llama de la estufa a baja y vierte agua de a poco en la salsa, mientras mueve con la cuchara para integrar. Para de verter agua en la sartén cuando notes que la salsa ha adquirido la consistencia que deseas.
  13. Agrega las pechugas de pollo a la salsa y procede a moverlas para que queden rebosantes en la salsa.
  14. Para servir, puedes acompañar con un contorno de patatas fritas en el mismo sartén y aceite donde freíste las pechugas de pollo. Esta sería la guarnición perfecta para tu plato.

Consejos y recomendaciones para unas pechugas de pollo en salsa perfectas

  • Para garantizar que la salsa de las pechugas de pollo en salsa queden perfectas, es mejor que viertas muy lentamente el gua mientras remueves con la cuchara. Este paso es vital para que la salsa no quede demasiado aguada o demasiado espesa. La cantidad de agua perfecta dependerá de tu preferencia personal respecto a la consistencia de la salsa.
  • Recuerda freír las pechugas de pollo a fuego medio bajo y voltear constantemente las piezas para evitar que se quemen y se cocinen de manera homogénea.
  • Si prefieres hacer la receta de pollo agridulce, aquí te dejamos nuestra receta de pollo agridulce.
  • También, te dejamos un video explicativo de la receta de pollo agridulce que seguramente te interesará.