Croquetas de pollo caseras

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Croquetas de pollo caseras
              

Aprende a preparar unas deliciosas croquetas de pollo caseras con este sencillo paso a paso. La receta que nunca falla. Te contamos todos los secretos para que sorprendas a tus invitados.

200 Kcal
Energía
10%
16 g
Grasas
8 g
Hidratos
6 g
Proteínas

Ingredientes para hacer Croquetas de pollo caseras

  • 500 gr. de pechuga de pollo
  • 200 gr. de pan rallado
  • 4 huevos
  • 400 gr. de cebolleta (2 unidades)
  • 1 pizca de sal fina
  • 1 cda. de aceite de oliva (para cocinar el pollo)
  • 500 ml. de aceite de girasol (para freír las croquetas de pollo)

Para saborizar las croquetas de pollo

  • 1 pizca de pimienta negra recién molida
  • ½ cdita. de tomillo seco
  • ½ cdita. de romero
  • ½ cdita. de orégano

Para la salsa bechamel

  • 125 gr. de harina de trigo
  • 125 gr. de mantequilla
  • 1 lt. de leche entera
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta negra recién molida

¿Alguna vez has querido hacer croquetas de pollo como las que se venden en las tiendas y supermercados? Hoy te enseñaremos como prepararlas rápido y fácil desde la comodidad de tu casa con ingredientes que seguramente tienes en tu cocina.

las croquetas de pollo son uno de los aperitivos más comunes en la gastronomía española. Lo mejor de todo es que puedes reciclar alguna pieza de pollo que te haya quedado de otra comida y obtener un resultado fantástico.

Es una receta simple, aunque lo más complejo o tedioso puede ser hacer la salsa bechamel. Esto se debe a que debemos remover constantemente la salsa para que no se queme, ni se formen grumos o se pegue en el fondo de la cacerola.

Además, es necesario tener paciencia, ya que antes de armar las croquetas y de freírlas es necesario dejarlas un buen tiempo en la nevera para que se enfríen. Lo mejor es prepararlas con uno o dos días de anticipación y sacar del congelador justo antes de cocinarlas.

Las croquetas de pollo son sumamente deliciosas y no hay quien se resista a probarlas. Si quieres sorprender a todos te invitamos a que te animes a probarlas, estamos seguros de que triunfarás en casa con esta receta.

Preparación de las croquetas de pollo

Antes de comenzar a preparar las croquetas de pollo, es importante que cocines la pechuga de pollo. Para esta receta puedes hacerlas asadas, hervidas, a la plancha o salteadas. Personalmente, el sabor de las croquetas de pollo cuando la carne está salteada es fantástico.

Cocción previa de las croquetas de pollo

  1. Para comenzar, corta la pechuga de pollo en daditos de un centímetro aproximadamente.
  2. Luego, pica la cebolleta en brunoise. No es necesario que esté picada bien chiquita.
  3. A continuación, coloca una sartén a fuego medio con una cucharada de aceite de oliva extra virgen y espera a que se caliente.
  4. Seguidamente, añade la cebolla troceada y cocina a fuego bajo por 10 minutos aproximadamente o hasta que quede bien ponchada.
  5. Posteriormente, agrega la pechuga de pollo y cocina todo por otros 10 minutos a fuego medio o hasta que la carne esté bien cocida. Sazona con sal, pimienta y nuez moscada.
  6. Retira del fuego y espera a que se enfríe un poco antes de continuar.

Preparación de la salsa Bechamel

  1. En una cacerola mediana, agrega la leche y lleva a cocinar a fuego medio hasta que comience a hervir. Si es necesario, retira la capa de nata de la superficie de la leche.
  2. En una sartén, añade la mantequilla y lleva a fuego medio hasta que se derrita.
  3. Seguidamente, añade la harina y sin retirar del fuego remueve por 3 o 4 minutos.
  4. A continuación, añade toda la leche de golpe sin dejar de remover.
  5. Cocina todo hasta que la salsa bechamel rompa hervor y comience a espesarse. Mientras más tiempo la dejes en el fuego más se espesará. Procura remover constantemente para que no se queme en el fondo.
  6. Una vez que tengamos la salsa bechamel lista agrega el pollo y la cebolleta que habíamos preparado anteriormente.
  7. Con ayuda de una cuchara, remueve todo hasta que se integren bien todos los ingredientes.
  8. Lo siguiente será pasar toda la preparación a un recipiente y cubrirlo con papel film. procura que el plástico este pegado a la superficie para que no se forme una costra.
  9. Por último, lleva a la nevera y deja que repose nuestro relleno por unas 4 horas como mínimo.

Armado y cocción de las croquetas de pollo

  1. Una vez que hayan transcurrido las cuatro horas nuestro relleno tendrá forma de masa y será mucho más fácil trabajarla.
  2. Toma dos cucharas y ve formando las croquetas de pollo. Déjalas en una mesa de trabajo hasta que las tengas a todas listas.
  3. Por un lado, coloca en un recipiente los huevos batidos y en un recipiente aparte pon el pan rallado.
  4. Ahora que ya tienes todo listo para el rebozado pasa cada una de las croquetas de pollo por pan rallado, huevo y nuevamente por pan rallado.
  5. A medida que las vayas haciendo déjalas en una fuente y cuando termines cúbrelas con papel film.
  6. Lleva al congelador durante al menos 5 horas o hasta que estén semi congeladas.
  7. Antes de retirar las croquetas de pollo del congelador pon una sartén profunda con abundante aceite y espera a que se caliente bien.
  8. Lo siguiente será fritar las croquetas de pollo por 10 minutos o hasta que veas que están doradas de ambos lados.
  9. Finalmente, retira las croquetas de la sartén y ponlas en una fuente con papel de cocina absorbente. Ya estarán listas para servir y degustar.
  10. Puedes acompañar las croquetas de pollo con una salsa de verdeo, mayonesa casera o los aderezos de tu preferencia.

Consejos útiles para unas croquetas de pollo perfectas

Para las croquetas de pollo puedes emplear piezas de pollo que te hayan sobrado de otra comida, como por ejemplo algún trozo asado, a la plancha, hervido o incluso guisado.

En cuanto a la salsa bechamel el truco para que no se formen grumos es añadir la leche caliente o tibia y de golpe. Si agregas la leche fría o de a poco, terminarás estropeado parte del relleno.

También puedes optar por comprar la salsa bechamel deshidratada. Se consigue fácilmente en tiendas y supermercados. En este caso solo debes agregar la cantidad de leche indicada e ir removiendo constantemente hasta que comience a espesarse.

En la receta del día de hoy hemos empleado aceite de girasol para freír las croquetas de pollo. Otra buena alternativa es optar por aceite de maíz, ya que ambos tienen un sabor bastante suave. Si vas a emplear aceite de oliva procura que sea extra virgen para que su sabor no invada las croquetas de pollo.

Es importante que esperes a que el aceite para la fritura esté bien caliente. De esta manera las croquetas de pollo absorberán la cantidad mínima de aceite y quedarán crujientes por fuera y tiernas por dentro.

Esperamos que te animes a probar estas deliciosas croquetas de pollo. Si quieres conocer más sobre nuestras recetas, puedes suscribirte aquí.

Ir arriba