Crema de calabaza con guarnición y crotones

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
              

Te contamos el paso a paso y todos los secretos para preparar una riquísima crema de calabaza acompañada con una guarnición y crutones. Una receta super fácil, ideal para principiantes.

245 Kcal
Energía
12.25%
7 g
Grasas
26 g
Hidratos
13 g
Proteínas

Ingredientes para hacer Crema de calabaza con guarnición y crotones

Para la crema de calabaza

  • 800 gr. de calabaza
  • 200 ml. de nata o crema de leche
  • 400 gr. de queso parmesano
  • 300 gr. de cebolla
  • 2 puerros medianos
  • 300 gr. patata gallega (2 unidades)
  • 300 gr. zanahorias (3 unidades)
  • 50 gr. de mantequilla sin sal

Para saborizar la crema de calabaza

  • Una pastilla de caldo de verduras
  • 1 lt. de agua.
  • 1 cdita. de sal fina
  • 1 pizca de pimienta negra recién molida.

Para los picatostes, crutones o crotones

  • 400 gr. de pan
  • 1 diente de ajo
  • 1 cda. de aceite de oliva

Para la guarnición de la crema de calabaza

  • 200 gr. de calabaza
  • 1 cda. de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cdita. de sal fina
  • 1 pizca de comino
  • 4 gr. de curry en polvo
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 cda. de sal maldón (para decorar)

Si estás buscando una receta que te permita incorporar verduras a tus comidas diarias, nada mejor que una reconfortante crema de calabaza, sobre todo si hay niños en casa. Desde el punto de vista nutricional, es un plato que ideal por la cantidad de vitaminas y minerales que aporta.

Por la cantidad de fibra que tiene la calabaza se convierte en una receta perfecta para combatir el estreñimiento y aporta un efecto de saciedad al instante que dura por varias horas.  Además, su sabor es realmente increíble y estamos seguros de que una vez que lo hayas probado, lo querrás preparar casi siempre.

A continuación, te contaremos el paso a paso para que puedas preparar una crema de calabaza perfecta para comer verduras entre semanas como un almuerzo o cena ligera y todos sus secretos.  ¡Comencemos!

Preparación de la crema de calabaza

Preparación de los ingredientes de la crema de calabaza

  1. Para comenzar con la receta de la crema de calabaza lo primero que debes hacer el preparar todos los ingredientes. Para ello lava y pela todas las verduras.
  2. Corta la cebolla y el puerro en brunoise (bien chiquito) y reserva.
  3. Luego, corta la calabaza y retira las semillas del interior con ayuda de una cuchara para terminar de limpiarla bien.
  4. Ahora debes cortar la calabaza en dados de 2 centímetros aproximadamente. Reserva.
  5. Haz lo mismo con las patatas gallegas y la zanahoria.
  6. Prepara el caldo de verduras. Para ello pon en una cacerola aparte el litro de agua y la pastilla de caldo de verdura. Lleva a cocinar a fuego medio hasta que llegue a ebullición.
  7. Recuerda ir mezclando de vez en cuando para que se disuelva bien la pastilla de caldo. Cuando haya sucedido, retira del fuego y reserva.

Cocción de la crema de calabaza

  1. A continuación, pon una sartén al fuego y añade la mantequilla sin sal. Espera a que la sartén se haya calentado y la mantequilla se haya derretido.
  2. Una vez que esto haya sucedido, baja el fuego al mínimo. Luego, agrega la cebolla y el puerro. Deja que se sofría por unos cinco minutos aproximadamente o hasta que haya quedado bien ponchado.
  3. Lo siguiente será añadir los dados de patatas y zanahorias. Condimenta con la cucharadita de sal y la pizca de pimienta.
  4. Cocina todas las verduras por unos cinco minutos antes de añadir la calabaza.
  5. Transcurrido el tiempo debemos incorporar los dados de calabaza a la sartén. Reserva un cuarto de los trozos para preparar una guarnición.
  6. Seguidamente cubre las verduras con el caldo de verduras. Cocina por 30 minutos más aproximadamente o hasta que todas las verduras estén tiernas.
  7. Mientras esperas puedes ir rallando el queso y reservarlo para utilizar después.
  8. Cuando esto haya sucedió, retira el excedente de caldo y reserva.
  9. Pasa las verduras al vaso de una licuadora. Además, añade el queso parmesano rallado, la nata y el comino.
  10. Tritura todo hasta que haya quedado una crema homogénea. Debe tener una consistencia espesa.
  11. Si prefieres que la crema de calabaza quede más liquida y ligera es necesario añadir un poco de caldo de verdura que habíamos reservado anteriormente.

Preparación de los picatostes, crutones o crotones

  1. Mientras esperas a que esté lista la crema de calabaza corta el pan en dados de dos o tres centímetros y reserva.
  2. Lava y pela el diente de ajo. Con ayuda de un cuchillo presiónalo hasta que quede aplastado.
  3. A continuación, coloca en una sartén una cuchara de aceite de oliva extra virgen y lleva a fuego medio. Espera a que se caliente.
  4. Una vez que esté lista la sartén, añade el diente de ajo entero.
  5. Seguidamente incorpora los trozos de pan y cocina hasta que se hayan dorado y estén bien crujientes (unos cinco minutos aproximadamente). Reserva.

Preparación de la guarnición de la crema de calabaza

  1. Por último vamos a preparar la guarnición para acompañar la crema de calabaza. Debes hacerlo cuando ya esté cocinada, mientras esperas que repose, prepara la guarnición para acompañar.
  2. Por un lado, coloca los trozos de calabaza que habíamos reservado al principio en un bol con todos los condimentos. Es decir, el curry, el comino y la nuez moscada. Mezcla bien para que se fundan todos los sabores. Reserva.
  3. Por a calentar a fuego medio una sartén aparte con una cucharada de aceite de oliva.
  4. Espera hasta que se haya calentado bien antes de añadir los trozos de calabaza.
  5. Cocina por diez minutos hasta que veas que los trozos de calabaza están bien dorados.

Presentación final de la crema de calabaza

  1. Busca un plato hondo bien chulo. Añade una cucharada generosa de la crema de calabaza.
  2. En el centro añade la guarnición de las calabazas y los trozos de pan crujiente.
  3. Finalmente, espolvorea con un poco de sal maldón por encima. Ya estará listo para degustar.

Consejos útiles

Lo mejor es utilizar verduras de temporada para conseguirlas a un buen precio y que sean de buena calidad. Este es el mejor secreto para que obtener una crema de calabaza perfecta.

En esta receta hemos utilizado una variedad de calabaza que se llama potimarron u Hokkaido, aunque puedes optar por la de tu preferencia. Generalmente se encuentra en las tiendas que comercializan productos biológicos.

Si prefieres, puedes reemplazar la mantequilla sin sal por dos cucharadas de aceite de oliva extra virgen en la preparación de la crema de calabaza.

La crema de calabaza generalmente se sirve caliente y es ideal para los días de frío en invierno. Aunque, existen algunos que la prefieren tibia o fría, por lo que te animamos a que la pruebes de todas las formas antes de decidir cuál es tu preferida.

Puedes guardar la crema de calabaza en el freezeer por dos o tres meses y se conservará perfectamente, por lo que podrás preparar en cantidad y reservar para más adelante. En la nevera se conserva por una semana.

Por último, si quieres preparar una crema de calabaza más ligera puedes reemplazar la nata por una que sea baja en calorías o por leche descremada y la pastilla de caldo de verduras común por una que sea baja en sodio.

Si quieres conocer más sobre nuestras recetas, puedes suscribirte aquí. 

Ir arriba