Crema de calabacín

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
              

Hoy te enseñaremos a preparar una crema de calabacín perfecta, exista, sencilla y saludable. Incorpora verduras y hortalizas a tu dieta.

174 Kcal
Energía
8.7%
2 g
Grasas
4 g
Hidratos

Ingredientes para hacer Crema de calabacín

  • 600 gr. de calabacín
  • 100 ml. de nata
  • 1 cebolla mediana
  • 1 patata mediana

Para saborizar

  • 250 ml. de agua
  • 1 pastilla de caldo de verduras
  • 1 cda. de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cda. de sal
  • 1 cdita. de pimienta negra recién molida

Una de las hortalizas que mejor se adapta a diferentes platillos es el calabacín. Lo mejor de todo es que está todo el año disponible y a un precio súper accesible.

La receta que te enseñaremos a preparar hoy se adapta perfectamente a todas épocas del año, ya que es posible servirla fría o caliente, según nos apetezca más. Existen también algunos cocineros que deciden prepararla sin cebolla o patata.

Sin embargo, la receta original lleva ambos y es por ello que hemos decidido incorporar estos ingredientes a nuestra crema de calabacín. Es un plato rico en vitamina C y ácido fólico, además de contener fibras y un bajo aporte calórico.

Es ideal para lograr que los más pequeños de la casa incorporen verduras y hortalizas en las comidas de todos los días. Son fundamentales para su desarrollo saludable y estamos seguros de que no podrán resistirse a esta delicia.

Preparación de la crema de calabacín

  1. Antes de comenzar vamos a lavar y a pelar bien nuestras verduras. Corta la cebolla a la brunoise, la patata y el calabacín en dados pequeños.
  2. Prepara el caldo de verduras en un cazo. Para ello coloca los 250 ml. de agua y la pastilla y llévalo a fuego medio revolviendo de vez en cuando hasta que se haya disuelto. Reserva.
  3. En una sartén coloca una cucharada de aceite de oliva extra virgen y lleva al fuego mínimo. Cuando esté caliente añade las cebollas picadas y las patatas. Sofríe durante cinco minutos o hasta que queden transparentes.
  4. Añade a la sartén los dados de calabacín y sigue cocinando a fuego lento.
  5. Vierte el caldo de verduras a la sartén hasta que se hayan cubierto las verduras y las hortalizas.
  6. Sigue cocinado a fuego medio durante 20 minutos y con la sartén tapada. Revuelve de vez en cuando para que no se pegue nada en el fondo.
  7. Revisa si es necesario incorporar la sal y agrega la pimienta negra recién molida.
  8. Una vez que haya transcurrido el tiempo retira del fuego e incorpora la nata.
  9. Con ayuda de una procesadora de mano o batidora tritura todos los ingredientes hasta que quede una crema homogénea. Ya estará listo para servir.
  10. Si prefieres servirlo frio puedes prepararlo con más tiempo de anticipación y esperar a que se enfríe un poco antes de meterlo en la nevera.

Consejos útiles

Cuando vayas a comprar los calabacines procura que estén un poco duros al tacto y que sean pesados respecto a su tamaño. Además, los mejores son los compactos, sin golpes o manchas. Ten en cuenta que los calabacines de gran tamaño tienen muchas más pepas y la pulpa de la misma no suele ser muy tierna.

Si no consigues nata o quieres hacer un platillo más saludable y con menos contenido de grasa, puedes reemplazarla por la misma cantidad de leche entera, descremada o incluso de soja.

Si ves que ha quedado una crema muy espesa, luego de triturarla, añade un poco más de caldo de verduras y mezcla nuevamente. Recuerda cocinarlo con la sartén tapada para que no se reduzca demasiado la preparación.

Para decorar puedes añadir unas hojas de perejil fresco sobre cada plato. Otra excelente opción es incorporar unos dados de pan tostado.

Ir arriba