Callos de cordero con manitas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
              

Hoy te enseñaremos como hacer este callos de cordero con manitas, repleto de sabores. Una receta riquísima y tradicional súper fácil de realizar.

302 Kcal
Energía
15%
28 g
Grasas
22 g
Proteínas

Ingredientes para hacer Callos de cordero con manitas

• 1 kg callos de cordero
• 500 gr manitas de cordero
• 1 cda. harina
• 1 chorizo
• 4 cebollas
• 1 puerro
• 5 dientes de ajo
• 100 gr. tomate triturado

Para saborizar

• Sal a gusto
• 3 cayenas (pimienta roja)
• 2 chiles (guindillas)
• 1 cda. Pimentón
• 1 cdita. Comino en grano
• 1 cdita. Comino molido

La receta de los callos de cordero con manitas es una receta tradicional que se consume generalmente en invierno por el alto contenido calórico. Es un plato realmente delicioso y de bajo coste.
La popularidad de esta receta se dio principalmente en las clases sociales bajas y en los locales menos ostentosos. Con el paso del tiempo comenzó a expandirse hasta las clases sociales más pudientes y restaurantes de alto postín.
Uno de los motivos por los que recomiendo consumir este platillo es por la cantidad de colágeno presente en las manitas y en los callos de cordero. Ideal para incorporar en nuestro organismo y ayudar a proteger las articulaciones.
Además, los ingredientes principales de esta receta son ricos en vitamina B, calcio, yodo, zinc, magnesio, entre otros. Contiene muy poca grasa y nada de colesterol.

Preparación de los callos de cordero con manitas

  1. Antes de comenzar con nuestra receta, debemos lavar y limpiar bien los callos y las manitas. Corta solo en trozos medianos a estas últimas.
  2. En una olla, coloca las manitas, los callos una cebolla partida en dos, la hoja de laurel y un poco de sal. Agrega agua hasta cubrir todo y ponlo a hervir hasta que queden blandos (entre 30 y 45 minutos).
  3. Una vez que estén cocidos, pasa todos los ingredientes a una cazuela con el caldo de la cocción. Reserva.
  4. Pica las tres cebollas restantes y el puerro. Sofríe en una sartén grande hasta que queden transparentes. Mientras tanto, corta el chorizo en rodajas pequeñas.
  5. Agrega una cucharada de harina a las cebollas y dos vasos de agua. Sigue cocinando a fuego suave.
  6. En un mortero vamos a preparar el majado. Para ello vamos a incorporar los dientes de ajo, el comino en grano, la guindilla y las cayenas. Muele todo. Reserva.
  7. Una vez que las cebollas y el puerro estén cocidos, incorpora a la sartén las rodajas de chorizo, el pimentón, el comino molido y el majado. Remueve de vez en cuando para que no se queme y se cocine todo de forma pareja.
  8. Por último, agrega las manitas, los callos y el caldo de la cocción. Sigue cocinando por 15 minutos más a fuego suave. Sirve el plato caliente.

Consejos y secretos

Cuando limpies las manitas utiliza abundante agua. Puedes valerte de una cuchilla para eliminar todos los pelitos que pudieran quedar. Vuelve a lavarlas antes de ponerlas a hervir. Mientras esperas, puedes ir picando y preparando el resto de los ingredientes.

Aunque los callos ya vengan blanqueados siempre debes lavarlos bien y cocerlos en una olla aparte junto con las manitas que requieren el mismo proceso.

Lo ideal es que la primera cocción de las manitas queden tiernas y que la carne se separe sola del hueso. Con respecto a los callos, colócalos enteros. Cuando prepares el majado puedes utilizar un poco del caldo de cocción para moler todo más fácil y rápido.

En la preparación final no agregues todo el caldo de la cocción de golpe, sino que hazlo de a poco, a medida que lo vayas necesitando para evitar que la salsa quede muy seca. Si necesitas más líquido puedes agregar agua. Puedes guardar este plato en el refrigerador por una semana o en el freezeer hasta 6 meses y se conservará perfectamente.

Ir arriba