Arroz al horno

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

PROMEDIO 0 / 5. VOTOS: 0

CALIFICA ESTA RECETA!

arroz al horno
              

¿Quieres aprender a preparar un arroz al horno, arrós al forn o arròs passejat (paseado)? Te contamos cómo hacerlo con este paso a paso.

260 Kcal
Energía
13%
15 g
Grasas
19 g
Hidratos
7 g
Proteínas

Te contamos como hacer un tradicional arroz al horno, un clásico de la gastronomía valenciana. Rápida, económica y con ingredientes muy fáciles de conseguir.

Ingredientes para hacer Arroz al horno

arroz al horno - ingredientes

  • 350 gr. de arroz bomba
  • 2 lt. de caldo de carne
  • 300 gr. de costilla de cerdo
  • 200 gr. de panceta
  • 100 gr. de garbanzos
  • 1 morcilla
  • 1 tomate
  • 1 patata
  • 1 cabeza de ajo
  • 1 pizca de azafrán

Además de las paellas, el arroz es uno de los ingredientes que más se utiliza en las recetas de la Comunidad Valenciana. Es por ello que en el día de hoy te enseñaremos a preparar un arroz al horno o “arrós al forn” fácil y delicioso, perfecto para preparar en tus almuerzos o cenas.

Este plato surgió como el “aprovechamiento” de restos de cocidos. Se trata de un arroz seco que se cocina tradicionalmente en una tartera de barro. Pero, no te preocupes si no cuentas con ello, pues puedes prepararla en cualquier fuente para horno. También te contaremos cómo hacerlo desde cero, para que no tengas que esperar a tener sobras de algún buen cocido.

Un dato curioso con respecto a su origen es que en muchos lugares lo llevaban hasta una panadería. El panadero del barrio lo cocinaba en un horno a leña. Es por ello que también se lo conoce como arròs passejat o arroz paseado, pues la cazuela de arroz se paseaba de un lado a otro. Actualmente, hay algunos lugares en donde esta tradición sigue en pie.

arroz al horno recetaPreparación del arroz al horno

  1. Comienza añadiendo caldo de carne en una cacerola y llévalo al fuego para que se caliente.
  2. Seguidamente, lava y pela la patata. Corta en rodajas y frita con abundante aceite. Reserva.
  3. A continuación, trocea la costilla de cerdo. Si no sabes cómo hacerlo o quieres saltarte este paso, pide que lo hagan por ti en la carnicería.
  4. Luego, dora la costilla troceada en la tartera de barro o en la cazuela en donde vas a preparar el arroz al horno.
  5. Mientras tanto, corta la panceta en cubitos y la morcilla en rodajas.
  6. Una vez que las costillas de cerdo estén listas, retira y dora la panceta con la morcilla en la misma tartera de barro. Cuando todo esté dorado, retira y reserva.
  7. A continuación, raya medio tomate, añádelo a la cazuela y sofríe por dos o tres minutos. Corta en rodajas la otra mitad y reserva.
  8. Seguidamente, incorpora el arroz y deja que se tueste por dos minutos. Luego, añade el azafrán, sal a gusto y mezcla bien todo.
  9. Ahora, enciende el horno a 250 °C (horno fuerte) por diez minutos y luego introduce la tartera de barro con el arroz.
  10. Vierte la mitad del caldo que habíamos calentado al principio. También añade la costilla, la panceta y la morcilla previamente dorada.
  11. En la superficie, añade las rodajas de patatas que habíamos freído anteriormente, los garbanzos y el medio tomate cortado en rodajas que nos había quedado. Por último, añade la cabeza de ajo en el centro.
  12. Una vez que tengamos todo listo, llevamos nuestro arroz al horno y dejamos que se cocine por 20 minutos a fuego fuerte.
  13. Ve corroborando cada tanto que no le falte líquido. De ser así añade más caldo de carne a medida que lo necesite.
  14. Transcurrido el tiempo, retira del horno y cubre con un paño limpio por 5 minutos aproximadamente antes de servir. Este último paso es imprescindible para que quede un arroz seco y con el grano seco.

Consejos útiles

Como queremos conseguir un arroz al horno seco, debes tener en cuenta las cantidades. En este caso vamos a utilizar 2 partes de caldo de carne por cada parte de arroz. Es decir, si usamos una taza de arroz, serán 2 tazas de líquido.

También puedes hacer un arroz al horno con pollo y utilizar caldo de gallina o de pescado. Pero recuerda siempre respetar las cantidades de 2 a 1 con el arroz y con el líquido para obtener un resultado perfecto.

Con la cabeza de ajo que has puesto en el centro, puedes hacer luego un alioli para acompañar este plato. Queda mucho más suave y no hace una mala digestión, pues los dientes ya se han cocinado.

Sin embargo, hay quienes prefieren abrir el ajo y comerlo directamente junto con el resto de ingredientes. Es por ello que lo dejamos al gusto de cada hogar. Si quieres conocer más sobre nuestras recetas, puedes suscribirte aquí.

Ir arriba